Las mascarillas desechables han pasado a ser un elemento de protección indispensable para mitigar la propagación del Covid-19, pero también han supuesto un objeto potencial de contaminación.  Esto es lo que debes saber para frenar este peligro. 

A raíz de la pandemia causada por la propagación del virus del Covid-19 en el mundo y su rápida propagación, el planeta ha cambiado completamente. 

Costumbres, rutinas, formas de interactuar son sólo algunas de las tantas cosas que han cambiado. La irrupción este virus ha supuesto toda una transformación en la sociedad.  

La atención en primer momento se centró en establecer medidas de protección de uso personal, siendo las mascarillas quirúrgicas desechables uno de los implementos básicos de protección. 

El coronavirus provocó un aumento desbordado de la producción de mascarillas desechables alrededor del mundo, éstas pasaron de ser un objeto poco usado a ser un complemento más de nuestra vida cotidiana. 

Actualmente la mayoría de personas no se plantea la idea de salir de casa sin usar una mascarilla, pero después de ser usada ¿se desecha correctamente? 

Muchos estudios evidencian el fuerte impacto de contaminación en que se están convirtiendo estas mascarillas desechables. Se han nombrado como los  “desechos covid” y están generado un riesgo  para los ecosistemas naturales.. 

Mascarillas desechables
Mascarillas desechables 

La ONU pronostica que la cantidad de plásticos vertidos en el océano se triplicará en 2040, pasando de 11 a 29 millones de toneladas al año. 

Las mascarillas desechables están hechas de tela no tejida de polipropileno y son producidas a partir de etileno que es un compuesto químico derivado del petróleo o del gas natural. 

Estas mascarillas tienen múltiples capas y tipos de plásticos; se estima que su proceso de descomposición puede tardar alrededor de 450 años. 

Según un informe de WWF, “si solo el 1 % de las mascarillas se desecharan de forma incorrecta y se dispersan en la naturaleza, esto resultaría en que hasta 10 millones de mascarillas mensuales contaminarían el medioambiente”. 

Desde hace varios meses diversas organizaciones ambientales han advertido y documentado el aumento de los desechos covid en el océano. Para 2020 se estimó uno producción de 52.000 millones de mascarillas desechables. 

En el mar este objeto se transforma en una amenaza para todos los peces, mamíferos acuáticos, arrecifes de coral y en general para todo el ecosistema acuático. 

El director de Operaciones de OceansAsia, Gary Stokes afirmo: 

«La contaminación plástica mata aproximadamente 100.000 mamíferos y tortugas marinas, más de un millón de aves marinas, e incluso un mayor número de peces, invertebrados y otros animales cada año. También afecta negativamente a la pesca y a la industria del turismo, y le cuesta a la economía mundial una cantidad estimada en 13.000 millones de dólares de los EE.UU. al año». 

Así debes desechar correctamente las mascarillas 

Desechar correctamente las mascarillas es tan importante como usarlas correctamente. 

El no hacerlo de la manera correcta supone un peligro potencial, entre las posibles consecuencias están los riesgos para la salud , así como un agente contaminante. 

Seguramente te has cuestionado sobre si ¿las mascarillas se pueden reciclar?, la respuesta es no. 

Las mascarillas no se pueden reciclar, por un lado, como se enuncio anteriormente están hechas de varios tipos y capas de plásticos, el tratamiento supondría un alto coste. 

De otro lado si están contaminadas son un peligro para las personas que realizan dicha actividad, tampoco se puede quemar o incinerar ya que esto que esto provocaría la liberación de toxinas en el medio ambiente y la transmisión secundaria de enfermedades a los seres humanos. 

Mascarillas desechables

Una vez usada la mascarilla se debe: 

  1. Lavar las manos con abundante agua y jabón. 
  1. La mascarilla se debe quitar únicamente tirando de la parte elástica con la que se sujeta a las orejas. 
  1. Una vez retirada se aconseja  cortar las dos partes elásticas (esto evitara que los animales puedan enredarse en las mascarillas), depositar en dos bolsas y luego atarlas. 

Con esto se evita que el personal que maneja los residuos se pueda llegar a contaminar si su bolsa de embalaje  sufre algún deterioro.  a la vez que hace difícil que animales y aves destapen el contenido. 

  1. La mascarilla se debe desechar en lo posible aparte y marcando el contenido para que sea más fácil su tratamiento. 

De no ser posibles se debe desechar en la bolsa de basura doméstica general nunca con la basura a reciclar. 

  1. Si se tiene sospecha de haber estado en contacto con una persona contagiada o si se está pasando por el periodo de cuarentena se debe marcar la bolsa donde se desecha. 

Se debe identificar como “Riesgo de Contaminación” para advertir de su potencial peligro. 

  1. Una vez efectuados todos los pasos anteriores se deben lavar las manos nuevamente con abundante agua y jabón. 

¡Súmate! Y forma parte del cambio con cruceros sostenibles.  

(Visited 8 times, 1 visits today)