Los cruceros, al igual que las ciudades del mundo, son epicentro de múltiples actividades humanas. Así mismo generan un volumen de residuos que obviamente han de ser tratados.

Las compañías de cruceros tienen el compromiso de conservar y mejorar el hábitat marino sano y sostenible. Además, la plena conciencia, que cualquier actividad humana provoca un impacto.

Un eje fundamental del desarrollo y supervivencia de nuestra sociedad es el manejo y tratamientos de agua potable. Como el cuidado de los océanos y mares, ríos y demás, son una responsabilidad trazada por los cruceros.

Consecuentemente, las compañías trabajan para minimizar día a día la huella medioambiental. Es así que el tratamiento de aguas a bordo de un crucero es una de las acciones más importante en la operación.

La conservación es norma de navegación  

La política de todas las navieras, podemos concretarla en el compromiso de depurar toda agua vertida hasta el punto de hacerla prácticamente potable antes de ser devuelta al mar.

La Asociación Internacional de Cruceros bajo las siglas ABC (Above and Beyond Compliance), instruye a las navieras a superar con creces los criterios de calidad que, en lo referente a vertidos, permite la organización marítima internacional.

La política internacional tiene una clara tendencia a proteger el medio ambiente y más en el ecosistema marítimo. Dado que durante muchos años se ha esquilmado su fauna y envenenado sus aguas, es un compromiso y directriz que tienen interiorizados los cruceros, en sus operaciones.

Existen buques anticontaminación dotados de diversos sistemas de recogidas de vertidos y basura. Por ejemplo, desinfectantes, dispersantes, barreras anticontaminación, bombas de succión, equipos de tratamiento de vertidos, etc.

Acciones de tratamientos de aguas en cruceros

Conversión de agua salada a dulce

Los cruceros hacen uso del agua de mar como insumo principal de abastecimiento de agua potable. Se produce con plantas de tratamiento de aguas sofisticadas, lo que reduce la necesidad de abastecimiento de agua dulce.

La ósmosis inversa (OI) produce agua dulce y técnica a partir de agua de mar. Esta se produce con bombas de alta presión y sofisticados filtros de agua y componentes de tratamiento.

Los evaporadores producen agua dulce a partir de agua de mar con fuentes de calor como calderas de gases de escape, aceite o calor residual recuperado del sistema de enfriamiento de alta temperatura del motor principal. En los países donde la disponibilidad de agua dulce es limitada se convierte en una tecnología es muy importante. En estos casos, lo mejor es reservarla para las comunidades locales.

Sistemas de tratamiento de aguas residuales

Los barcos de cruceros están equipados con sistemas avanzados de purificación de aguas residuales para el tratamiento de las aguas residuales a bordo. 

Las aguas residuales pasan y se tratan a través de estos sistemas antes de ser descargadas, lo que genera efluentes que cumplen o exceden las regulaciones internacionales y muchas normas de las instalaciones de aguas residuales municipales. 

Los barcos más nuevos están equipados con la tecnología AWP líder que cumple con las nuevas y estrictas normas del Báltico. Todas las aguas residuales de los barcos se someten a pruebas trimestrales realizadas por un tercero. Y los oficiales ambientales también realizan pruebas semanales de la calidad del agua para aseguras el cumplimiento de todas las normas.

Por otra parte, los cruceros hoy en día incorporan sofisticados sistemas para tratar y filtrar antes del almacenamiento y entrega en puerto de la llamada agua de las sentinas

Desde filtros de última generación a los últimos reactores y membranas biológicas que, usando la última tecnología de depuración, no sólo devuelven al medio marítimo las ‘aguas grises’ con plenas garantías de salubridad, sino que además convierten en perfectamente consumibles para el viajero las aguas tomadas directamente del mar.

Concientización sobre el uso del agua

Desde hace tiempo existen una concienciación y sensibilización hacia el pasajero respecto al uso de las toallas en los camarotes y el derroche de agua. 

El consumo de agua, desde piscinas a duchas, pasando por inodoros y cocinas, en los cruceros de última generación, se rige por criterios de autosuficiencia limitando la carga de agua en puerto.

Por ejemplo, todas las piscinas se llenan con agua de mar tratada. Todos los grifos de los barcos modernos llevan sistemas de control de gasto. 

Lavadoras como las de los nuevos barcos de AIDA-Prima realizan ciclos de limpieza (uniformes, vestimentas, toallas) usando únicamente 2.5 litros de agua por kilo de ropa. ¡Una lavadora domestica consume hasta 10 litros!

Todos los cruceros tienen responsables de cuidar que todos los procesos que llevan a cabo en el barco sigan las más escrupulosas normas medioambientales. Con el fin de controlar, proteger, y mitigar los daños que el barco pudiera producir al medio ambiente.

Entre sus funciones están la de controlar el reciclaje del agua, el saneamiento de aguas residuales, la emisión de contaminantes, el reciclado del papel y plásticos, o calidad de gasoil o gas consumido en los motores.

(Visited 79 times, 1 visits today)